Skip to content
  • Blog

El martes 31 de octubre celebramos en el pabellón del Maset la fiesta de Halloween: por la mañana vimos una película, “La visita”, y por la tarde jugamos al “Bingo fantasmal”. Los monitores iban disfrazados de distintos oficios: taquilleros, acomodadores, repartidores de palomitas y chucherías, etc. En la comida, Juanjo (el cocinero) preparó un postre llamado “cerebro ensangrentado”. Durante la semana de Halloween el Maset estaba ambientado con motivos terroríficos.

“Yo, en estas fiestas de Halloween, me siento bien, me lo paso en grande. Recuerdo aún el año en el que el pabellón se convirtió en un psiquiátrico. Este año me sorprendió el postre del cerebro, que estaba muy bueno. Todo el curso espero esta fiesta con mucha ilusión” (Emilio).

“Yo ha sido la primera vez que he participado en esta fiesta. Antes no lo hacía porque me daba miedo, pero este año, al final, entré y, aunque me dieron algún susto, me lo pasé bastante bien. Mi amigo Miguel Ángel Marí me convenció. A ver qué hago el año que viene…” (Vero).

“Aunque Halloween no es de mis fiestas favoritas, este año me lo he pasado bien. Lo que más me gustó fueron los disfraces de los monitores” (María Teresa).

Volver arriba